El ciclo de vida de una mujer

El ciclo de vida de una mujer

El ciclo de vida de una mujer judía comprende algunas etapas las cuales no son observadas como el mundo occidental las suele manejar. La estricta Higiene Personal, el cuidado del Kashrut (comida), el Recato o Tzniut , la observacia de la Pureza Familiar y mantener una vida espiritual fortalecida es parte fundamental para la mujer respetuosa de la Torah.

A continuación les presento el ciclo de vida que enfrentamos las mujeres judías y que  iré profundizando en cada una de ellas en este espacio que he dedicado en la web.

  1. Embarazo, parto y amamantamiento
  2. Presentación del bebé en comunidad
  3. Niñez
  4. Adolescencia
  5. Preparación de la Kalá- Novia ( Ver sección Taharat Hamishpajá)
  6. Estudio de las Leyes de Nidá (Ver sección Taharat Hasmishpajá)
  7. Matrimonio (Ver sección Shalom Bait)
  8. Menopausia
  9. Divorcio o viudez
  10. Vejez
  11. Fallecimiento o duelo

En esta sección también tratare temas tan importantes como el cuidado adecuado de la salud intima y emocional según cada edad.

Encuentra mas enseñanzas interesantes sobre este tema en AUDIO suscribiendote a mi canal de Youtube:

https://www.youtube.com/channel/UCJfz8mlcidEACnBzwLQ82yA

 

 

 

 

La importancia de la Brit Milah

La importancia de la Brit Milah

En los últimos tiempos, muchas figuras públicas e instituciones han puesto en tela de juicio la práctica de la Brit Milah (circuncisión). No siempre el cuestionamiento del brit milá se hace por antisemitismo, sino, a veces, por ignorancia o, simplemente, en busca de una filosofía naturalista que busca preservar el cuerpo tal como ha nacido.

Sin embargo, hay una falacia en este tipo de críticas, cuando se señala que el brit milá es una mutilación. El prepucio no cuenta con otra función que la de recubrir el glande. Es un tejido cutáneo, no un órgano que cuente con una funcionalidad específica.
Su extracción no generará ningún tipo de disfunción en la vida sexual adulta de cada hombre, ni tampoco infecciones o enfermedades, por el contrario, la medicina ha descubierto que la circuncisión ayuda a prevenirlas.

Por lo tanto, a los motivos religiosos, se le suman las ventajas médicas, y es mucho más recomendable realizar esta práctica en los primeros días o meses de vida, cuando se trata de un procedimiento menor y, prácticamente, indoloro, que en la adultez, cuando se debe realizar en quirófano y con mayores cuidados.

Son tales los beneficios que la circuncisión no sólo se realiza como parte del brit milá, por motivos religiosos, sino que, fuera de la comunidad judía, algunos neonatólogos recomiendan circuncidar a los recién nacidos por prevención médica.

¿Por qué se dice que la circuncisión reduce el contagio de enfermedades de transmisión sexual?

Esto se debe a que debajo de los tejidos del prepucio se acumulan fluidos que facilitan la transmisión de diversos virus, por lo cual la circuncisión es más higiénica, a pesar de que es importante recalcar que no previene por completo el contagio de enfermedades.

En primer lugar, la Organización Mundial de la Salud considera que la circuncisión disminuye en un 60% el riesgo de contraer HIV (es importante resaltar que, aún así, se deben tomar los mismos recaudos que en cualquier caso, sin abandonar el uso del preservativo, ya que el riesgo, aunque menor, está aún presente) e, incluso, en los países en donde el virus del SIDA es una pandemia, la OMS ha recomendado la circuncisión neonatal como método preventivo.

La circuncisión también reduce el riesgo de contagio del VPH o virus del papiloma humano, que, al ser contagiado a una pareja femenina, es uno de los principales factores desencadenantes del cáncer de útero.

A su vez, tanto por la menor acumulación de fluidos como por la prevención en la contracción de virus, se ha probado que entre los hombres circuncisos hay menor incidencia de casos de cáncer de pene y de próstata.

Científicamente, por lo tanto, el brit milá no sólo no es una mutilación ni “una práctica arcaica”, como argumentan sus detractores, sino que conlleva numerosos beneficios que mejorarán la salud y la calidad de vida del varón.

A los motivos religiosos y espirituales, se le suman los beneficios mencionados, que también deben ser puestos en la balanza a la hora de tomar la decisión de circuncidar a un bebé.

La Brit Milah (Circuncisión): El primer mandamiento

La Brit Milah (Circuncisión): El primer mandamiento

La Brit Milah el primer mandamiento que recibió nuestro patriarca Abraham, como símbolo del pacto eterno entre D-os y su simiente, es quitar el prepucio que cubre el glande del órgano sexual masculino.

Así se expresa la Torá: Dijo D-os a Abraham: “Mas tú, cuida Mi pacto; tú y tu descendencia después de ti, por las generaciones. Éste es Mi pacto que cuidarán, entre Mí y entre vosotros y entre tu descendencia después de ti: se circuncidará de vosotros todo varón. Circuncidareis la carne de vuestro prepucio, y será la señal del pacto [existente] entre Mí y entre vosotros”

El mandamiento Divino hizo vibrar al hombre de fe. La Torá relata cómo nuestro patriarca Abraham, aunque ya era anciano, cumplió con sus propias manos la palabra de -D-os. Además, circuncidó a su hijo Ishmael a la edad de trece años, y a su hijo Itzjak a los ocho días de su nacimiento.

La circuncisión de los hijos de Israel es un ritual vital para la afirmación de la identidad judía, hasta un punto tal que en la Biblia se afirma que aquel que transgrede este mandamiento se verá separado del pueblo judío.

El Brit Milá representa el nexo permanente entre el Creador y el pueblo judío. La Mishná afirma que quien viola esta exigencia esencial no tendrá lugar en el Mundo por venir. El Talmud sentencia: “quien trasgrede el pacto de Abraham, nuestro patriarca, aunque tenga Torá y buenas acciones no tiene parte en el mundo por venir”.

El Brit Milá es un mandamiento positivo que compromete al progenitor del niño respecto de su cumplimiento en el recién nacido

El Talmud, en sus deducciones analíticas, pregunta: ¿De dónde aprendemos que el padre está obligado a circuncidar a su hijo? Y responde: “Y circuncidó Abraham a su hijo” (Kidushín 29). El Talmud de Jerusalén aprende esto del versículo: “Y el octavo día circuncidará…”, y así también lo escribe Maimónides.

El acto ritual de la circuncisión de acuerdo la ley judía está compuesto por tres acciones que el Mohel debe realizar:

1. Milá: es el corte del prepucio, es decir, la piel que cubre el glande, hasta que quede descubierto.

2. Priá: es la acción de tomar la fina piel que cubre el glande echándola hacia atrás para dejar la corona del glande libre de toda cobertura. La realización de la Priá es vital para el cumplimiento del Brit hasta el punto que nuestros Sabios afirmaron que si no se efectúa es como si no se hubiera efectuado la circuncisión en absoluto.

3. Metzitzá: Es la succión de la sangre, del dam habrit, la sangre del pacto, el pacto de Dios con el hombre y con el pueblo de Israel. El Talmud hace referencia a esta succión como inherente al Brit milá, y el Shulján Aruj sostiene que el objetivo es evitar la coagulación de la sangre.

El Mohel efectúa esta succión con la boca, aunque hoy en día se ha popularizado entre muchos Mohelim realizar la metzitzá a través de un tubo esterilizado con una gasa o algodón en su interior.

Momentos Importantes:

Diversas son las costumbres que se registran en la tradición judía respecto a los honores que se adjudican en esta ceremonia. Cada uno de estos privilegios contiene un significado de relevante espiritualidad por la influencia que estos tienen sobre el niño y sobre quien los recibe. Ésta es la causa por la cual se dedica suma atención a la nominación de estos honores.

1. El “Kváter”: Existen varios momentos durante el ciclo de vida judío en los que se requiere de escoltas: en el Brit Milá, en el funeral y en la boda. Se denomina Kváter a la persona que escolta al niño al salón, recinto o sinagoga en la cual se celebra al ritual.
El Kváter recibe el niño de brazos de la madre y lo entrega al padre, quien esta de pie junto al Mohel. En caso de que el Kváter sea una mujer, ésta recibe el niño de brazos de la madre y lo pasa a su esposo quien lo entregará al padre. Hay quien opina que este título proviene de las palabras kvod hatir, el honor de la puerta por la cual entra con el niño (Otzar habrit). Por otro lado, hay quien afirma que la palabra kváter tiene su origen en któret, que significa incienso. Se acostumbra honrar a una pareja sin hijos o sin hijos varones para servir de kváter, para que en virtud de este mérito, reciban la bendición. En general no hay límite en el número de Kváters.

2. Kisé Shel Eliahú: “Silla de Eliahu”, el honor consiste en tomar al niño y colocarlo sobre la silla del profeta Eliahu.

3. Meal hakisé – “Sobre la silla”: es la persona que toma al niño de la silla de Eliahú. Algunos acostumbran a pasar la criatura por los brazos de otras personas a los cuales ser les confiere el honor de cargarla unos segundos.

4. Al Birké Hasandak: Es la persona que recibe al niño y lo pone sobre las rodillas del Sandak. Algunos acostumbran que este honor lo tome el padre del niño.

5. Sandak: Es el honor más importante y consiste en sostener a la criatura sobre las rodillas mientras se efectúa el Brit milá. Al parecer, el origen de esta palabra es el griego sandikus, que significa sujetador o protector.

6. Jeká: Es la persona que transfiere al niño del Kváter al padre y del padre al Sandak El niño se pasa por varias manos para recordar la forma en que los sacrificios eran pasados por las filas de Cohanim durante el servicio de los sacrificios en el Templo.

7. Meal hasandak: Es la persona que toma al niño después de realizada la circuncisión.

8. Amidá lebrajot: Es la persona que carga al niño durante las bendiciones posteriores a la Milá. Hay quienes dividen este honor: una persona lo carga durante la primera bendición y la otra lo hace al conferirle el nombre al niño.

9. Hamebarej: Es la persona que tiene el privilegio de pronunciar las bendiciones correspondientes. Hay quienes solicitan que una persona diga la primera bendición y que otra pronuncie la oración que le confiere el nombre al niño.

Colocarle nombre:

El nombre conlleva un mensaje espiritual. El nombre es la base espiritual que se proyecta en la esencia del niño. No se acostumbra a comentar el nombre de la criatura hasta el mismo momento en el cual es nombrado públicamente en el Brit.

Fuente: judaismo.org.il